El reencuentro con la rutina ¡llegan los hábitos!

Hoy nos reencontramos de nuevo con las costumbres; Esta semana “casi todos” volvemos a reencontrarnos con la vida cotidiana. Mis hijas hoy comenzaban el colegio y con ellas, mi marido y yo, las rutinas. Como el 80% de los niños mis miniquicas están asalvajadas. Piden como agua de mayo un regreso, aunque lloren por los rincones porque no quieren comenzar el curso. La libertad del verano han hecho mella en ellas: Se han acostado diariamente a deshora , se han levantado a media mañana, han comido tarde, han hecho “pocos deberes”, han salido más que entrado en casa, etc…

Hoy todo eso se acaba. Volvemos a la normalidad, a los horarios, a las agendas, a los programas…

back-to-school

¿Crees que es bueno abandonar las rutinas cuando llega el verano?

Mi opinión es que sí. Es obvio que ahora nos toca pasar una semanita (si no son dos) de hacer hincapié en poner orden a los días, sin embargo, considero que es necesario salir de la rutina. Sería muy aburrido toooodo el año llevar a cuesta los horarios, las tareas, las reuniones, los estudios. Nos ha tocado vivir en una sociedad sin descanso (me acuerdo cuando era niña que Madrid en agosto era igual a aburrimiento. Todo cerrado por vacaciones. Ahora Madrid en agosto es igual a menos gente pero sigue habiendo “vida”) y eso agota.

En mi casa comenzarán los debates de si tienen o no que estudiar las niñas (para ellas nunca hay que hacer nada), o las niñas se irán más de una noche a dormir llorando o protestando porque nos dirán que todavía es pronto y por la mañana habrá más de una regañina porque no podrán ni levantarse; o llegarán los “Correr que no llegamos, por favor ¡queréis daros prisa!”.  ¡Eso es el verano! fin de las rutinas y esto es ¡la vuelta la cole! inicio de hábitos.

¡Feliz regreso!